Tubo de Crockes

Instrumentos de medida, observación y laboratorio

Termodinámica

  • Tubo de crockes
  • Vista superior del tubo de crockes
  • Vista lateral del tubo de crockes

El Tubo de Crookes es un cono de vidrio con 1 ánodo y 2 cátodos. Más que una invención es una innovación del científico William Crookes en el siglo XIX; es una versión más evolucionada del desarrollo del Tubo de Geissler. Consiste en un tubo de vacío por el cual circulan una serie de gases que, al aplicarles electricidad, adquieren fluorescencia, de ahí que sean llamados fluorescentes. A partir de este experimento (1895) Crookes dedujo que dicha fluorescencia se debe a rayos catódicos, que consisten en electrones en movimiento y, por tanto, también descubrió la presencia de electrones en los átomos. Al final del cono de vidrio, una banda calentada eléctricamente, llamada cátodo, produce electrones. Al lado opuesto, una pantalla tapada de fósforo forma un ánodo el que está conectado al terminal positivo del voltaje (unos 100 V), del cual su polo negativo está conectado al cátodo.

Relacionados: